Plan estratégico

Plan estratégico UMH

La Educación Universitaria Europea ha experimentado cambios importantes en los últimos treinta años, sobre todo por la aparición de un nuevo entorno social, demográfico, cultural, tecnológico, económico y financiero que está produciendo, y tiene que producir más todavía, una transformación profunda en la dirección, organización y gestión de las universidades. La respuesta a tales cambios ha generado, a su vez, sobre todo en la última década, cambios normativos y organizativos muy importantes en la enseñanza universitaria que han afectado (y todavía lo harán mucho más en los próximos años) al conjunto de las universidades españolas; y, finalmente, han generado nuevas demandas: nueva estructura académica de los estudios; nuevos planes de enseñanza; mayores exigencias en presentación y difusión de resultados, y en rendición de cuentas ante la sociedad; insistencia en la movilidad; exigencia de acreditación de la calidad; preocupación por la aplicación de enseñanzas y por la inserción laboral de los graduados; nuevas formas de contratación del profesorado; incremento de la competitividad para la captación de fondos para la I+D+i y utilización intensiva de las nuevas tecnologías de la comunicación y de la información.

En consecuencia, la dirección y gestión de los centros universitarios se ha vuelto más compleja, al tratar de mantener estructuras organizacionales y jurídicas antiguas junto a la exigencia de responder a las nuevas necesidades y de buscar nuevas soluciones a los nuevos desafíos de nuestro tiempo. Tenemos que poner en práctica nuevas técnicas de gestión, poco frecuentes hasta ahora en ellas, entre las que destaca la dirección y planificación estratégica.

El Plan Estratégico ha de ser un instrumento para el cambio, la innovación y la modernización de la Universidad, que permita responder más eficientemente a todas esas demandas que la sociedad le plantea. Sin planificación ni estrategia no podemos responder con garantías de éxito a esos cambios y demandas.

Naturalmente, un Plan Estratégico es y debe ser un compromiso público de actuación. No se trata sólo de la mera expresión de deseos y buenas intenciones, sino de un compromiso de toda la comunidad universitaria para poder conseguir sus objetivos de manera coherente y eficiente; y por otro lado, constituye el marco que permite tomar conciencia de esos objetivos, y de su concreción y definición, a lo largo de un proceso constituyendo la base para que todos los centros, departamentos, institutos, servicios, oficinas y unidades de la Universidad establezcan, a su vez, sus acciones estratégicas, de acuerdo con las que el Plan Estratégico establece.

En la Universidad Miguel Hernández hemos entendido que un Plan Estratégico es una herramienta útil para diseñar las políticas de futuro que habrán de guiar nuestra actuación colectiva durante los próximos años, y que nos permitirán afrontar los cambios organizativos y los consensos internos necesarios para garantizar la competencia de la universidad en el nuevo marco. Mediante la redacción de su Plan Estratégico, la UMH ha definido sus objetivos, basándose en el análisis y visión del futuro que quiere conseguir; ha establecido planes y políticas coherentes; y ha orientado sus recursos humanos, económicos y tecnológicos a los objetivos; utilizando un modelo de gestión que establece compromisos de actuación internos y externos, que definen presupuestos rigurosos para administrar adecuadamente los fondos públicos, y que le permitirá profundizar y mejorar su sistema de calidad.

Espero que el trabajo de tantos de nosotros durante tanto tiempo haya servido para establecer el horizonte de nuestra universidad y los retos futuros que hemos de afrontar. Nuestro Plan Estratégico pretende estar a la altura de las circunstancias. Procede de una reflexión intensa sobre nuestra corta historia, y es el resultado de la participación de cuantos han querido opinar, y de la reflexión crítica sobre sus opiniones y sugerencias.

A todos nos ha unido la ilusión de conocer de una forma más profunda la UMH, mediante una revisión crítica de los errores y los aciertos cometidos, para utilizarla como primera piedra sobre la que construir el edificio de nuestro próximo futuro, con la convicción de que también ese edificio deberá ser vuelto a pensar, siguiendo la filosofía de la calidad total que siempre hemos asumido. El Plan Estratégico resultante no ha de ser una estructura solidificada y terminada, sino un organismo vivo que pueda adecuarse al cambio iuncesante al que nuestro mundo (el pequeño y el grande) está sometido.

Ese futuro próximo tiene, sin duda, senderos posibles dibujados por las condiciones dadas fundamentalmente por dos factores: por un lado, la configuración del Espacio Europeo de Educación Superior y el Espacio Europeo de Investigación; y, por otro, las nuevas demandas sociales para que la Universidad se constituya como un factor relevante del desarrollo socio-económico regional.

Me permito, desde aquí, pediros a todos los miembros de la comunidad universitaria que os identifiquéis con nuestro Plan Estratégico y nos ayudéis a llevarlo adelante. Agradezco a quienes habéis participado más directa y activamente en su elaboración, el tiempo y esfuerzo que le habéis dedicado. En este caso, nuestro éxito o fracaso es responsabilidad y compromiso de todos.

17 diciembre 2014